Recuerde el alma dormida…


Descansa en paz, Custodio. Y gracias.

No se admiten más comentarios