El Arte de Volar

volar“Puedo por lo tanto asegurar que fue así cómo se suicidó. Puedo igualmente asegurar que, aunque parecieron unos pocos segundos… mi padre tardó 90 años en caer de la cuarta planta”

Así, asístiendo al suicido de Antonio Altarriba, comienza la historia de su vida, narrada en lo que tarda la gravedad en ponerle fin.

Con un impresionante trabajo de Kim (“Martínez el Facha”) en la ilustración, Antonio Altarriba hijo crea una historia universal de fracasos, esperanzas, decepciones y breves alegrías. Vidas dras y desesperadas tienen un emotivo reflejo en estas páginas, independientemente del contexto: la España de la guerra civil y la posguerra.

Las atrocidades históricas, todavía sangrando décadas después, amplifican lo bueno y lo malo de la condición humana, haciendo casi imposible mantener la dignidad. La lucha por ella es una constante en la creación artística y  literaria, pero el referente más cercano, que impregna en cierto modo la savia de la que se alimenta esta obra, y que llega a la misma raiz del problema es Kafka.

Su Gregorio Samsa es el paradigma del absurdo de la ida. En el último capítulo de “El Arte de Volar”, Altarriba y Kim llevan un paso más allá la metamorfosis: todo a tu alrededor se transforma; el cambio afecta a toda la realidad humana. Todos los fracasos y traiciones aclaran el espejismo y liberan la percepción. Llegado a ese punto, convertido en insecto, o en comida para un topo rabioso, sólo queda la solución que trae la tan ansiada dignidad: volar. Morir en orden.

Los viajes de Tuf

tuf¿Qué hacer si posees el poder de un dios? Tuf, un extraño mercader que se gana humildemente la vida comerciando con su modesta nave, se encuentra con esa posibilidad después de un encargo poco ortodoxo.

Llena de referencias bíblicas, George R. R. Martin nos sumerge en una space-opera peculiar que satisface al amante del género sin ninguna duda.

Así, entre Arcas, manás, plagas e incluso un Moisés a la antigua usanza, recorremos con Tuf una serie de mundos cuyo equilibrio ecológico se desmorona de tal modo que sólo un milagro es capaz de repararlo.

Especial mención merece el planeta Suthlam, con una superpoblación en constante crecimiento y en el que se centra la mitad del libro. El problema es generado por una religión fuertemente arraigada que promueve la procreación sin límites para ayudar a la evolución y conseguir individuos genéticamente más cercanos a dios.

Acompañado por sus gatos y cargado de paciencia y cordura infinitas, el barrigudo y enorme Tuf se convierte en el único Ingeniero Ecológico que ronda por el universo en más de un milenio capaz de solucionar estos graves problemas.

Una felina aventura sobre la que parece ser eterna lucha entre la razón y lo ilógico, y cómo es difícil escapar de la corrupción que amenaza a cualquiera con un gran poder.

Versión 3.0

Después de varios meses de indecisión, tercera versión del mardedudas. Nuevo diseño, con una página de inicio: Menú en la parte superior para acceder a contenidos concretos: Arte (obras originales), Ciencia Ficción, Poesía (obras originales desde el norte) y Música. Para ver las entradas ordenadas cronológicamente (así como enlaces a páginas interesantes, en la barra lateral derecha),  click en “BLOG”. Además, ya se puede acceder sin necesidad de añadir /blog a la dirección. Sólo es necesario poner el nombre de dominio: www.mardedudas.com Saludos y buen verano!