La Intersección de Einstein

En una Tierra post-apocalíptica, Lobey descubre que es diferente a los demás. Y no sólo él; otros congéneres poseen algo que no tiene el resto. Por ejemplo, Friza, de la que Lobey está enamorado y que muere de manera violenta e inexplicabe. A partir de ese momento, el protagonista, armado con su machete-flauta, intenta buscar una explicación a esa muerte, y descubre que fue causada por un siniestro personaje, el Niño Muerte, al que intenta dar caza para traer a su amada de vuelta y comprender en qué consiste esa diferencia que está destinada a cambiar el mundo.

Hacer un resumen de este libro es muy complejo. Samuel R. Delany crea una historia que es difícil de clasificar dentro de la ciencia ficción. Recibió el premio Nebula (1967) y fue finalista de los Hugo. Una prosa poética, de diálogos entrecortados, que da como resultado “una fabulosa, informe oscuridad“, que era el título que tenía pensado el autor cuando concibió la novela.

Nada queda claro en esta obra. Se intuye que los humanos abandonaron la Tierra, pero no sabemos con claridad a qué especie pertenecen los protagonistas, aunque podría pensarse en un origen simiesco, pues pueden utilizar sus pies como manos.

Parece ser un mundo lleno de mutaciones, con lagartos gigantes y dóciles, o plantas carnívoras con flores dentadas capaces de atacar a sus presas. Observamos a través de los ojos de Lobey los restos de la civilización humana, en la forma de superordenadores aún activos enterrados en enormes cuevas, quizás excavadas para conseguir niveles de radiación que permitan mutaciones y refrescar el acervo genético, lo que puede explicar el origen de los personajes que pueblan la novela. Unos personajes que utilizan pronombres de manera respetuosa para caracterizar el género; así tenemos Lo (Lo Lobey), La (La Friza) y Le (Le Dorik), siendo estos últimos hermafroditas. Sólo pueden utilizar estos pronombres los individuos “funcionales“; los “no funcionales” no tienen derecho a recibir ese tratamiento y están encerrados de por vida en “kaulas“, para mantenerlos alejados del resto y que no transmitan sus características genéticas degeneradas.

El título sólo aparece explicado de manera también muy oscura en una breve conversación en la que también se menciona a  Gödel.

En definitiva, todo es muy extraño en esta novela; y la manera de contarlo, aderezada con numerosas citas de autores dispares, e incluso extractos de lo que parece ser el propio diario del autor, no se queda atrás en rareza.

Es uno de estos libros que puede entusiasmar o provocar un profundo rechazo. En mi caso lo he tomado con calma y curiosidad. No creo que sea un libro tan importante dentro de la ciencia ficción como para iniciar nuevos caminos; más bien un solitario y personal intento de creación literaria que sobrepase el género. Eso sí, lleno de cientos de referencias, desde la música popular del siglo XX a los mitos más antiguos de la humanidad.

A pesar de todo, aunque no llegue a calar en el lector, no se puede negar el riesgo asumido al utilizar esta estructura semipoética y posmoderna, sumamente original y cuyo confuso misterio no deja indiferente.

One Comment:

  1. Pingback: La intersección de Einstein | Rescepto indablog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *